El triunfo de la selección mexicana en el partido contra Alemania en el Mundial de fútbol sirvió como pretexto para que algunos fanáticos mexicanos celebraran y expresaran su emoción de la peor manera. Algunos quemando la bandera alemana y celebrando, otros relacionando el triunfo con una violación o abuso sexual y otros imitando los gritos homofóbicos.

LEE: Estos son los mejores Memes del triunfo de México a Alemania

Primero, destacar que un grupo de aficionados alemanes en su casa apostaron izar la bandera mexicana en caso de perder y así lo hicieron luego de terminar el encuentro del grupo F en el Mundial. Los alemanes reconocieron que México fue superior en el campo de juego y hasta vistieron las playeras orgullosos.

El primer caso de mexicanos que no supieron celebrar se registró en Rusia, cuando un aficionado extendió la bandera alemana en el suelo y portando la bandera mexicana como capa hizo una emulación de violación o abuso sexual. El aficionado mexicano confundió un triunfo deportivo con una relación sexual forzada o una violación.

El segundo caso se registró en la ciudad de Tijuana, en el que un grupo de aficionados celebraron el domingo en la Glorieta del Cuauhtémoc, el lugar donde la comunidad fronteriza se reúne para celebrar los logros de la selección mexicana. Un grupo de aficionados tomaron una bandera de Alemania y le prendieron fuego. Nadie hizo nada por detener que las llamas consumiera la bandera.

Luego los fanáticos en la glorieta entonaron la canción de Molotov “Puto” y gritaban “el que no brinque es Puto”, en un acto homofóbico que le ha costado a la Federación Mexicana de Fútbol 7 multas que en total son más de 2 millones de dólares por una afición que no se sabe comportar en los estadios.

¿Por qué espantarnos de una celebración?

Porque revela que la afición mexicana no sabe ganar ni celebrar, porque confunden una victoria deportiva con una violación, porque una cosa es ser deportista, otra aficionado y otra fanático, y llegar al fanatismo nunca ha sido bueno en ningún sentido.

Hay problemas más graves que la celebración que genera pena y que no incurre en ningún delito, pero es una muestra de problemas que debemos resolver, como el caso del grito homofóbico en los estadios.

Facebook Comments